Tras la boda ¿qué hacer con el vestido de novia y con el velo?

El día después de la boda es aún difícil de imaginar, pero te podemos adelantar que el vestido novia y el velo serán son piezas que requerirán tu atención en esos días posteriores.

El vestido seguramente llevará impresas -o más bien, impregnadas- las marcas de toda una jornada de celebración inolvidable. Manchas por aquí, algún botón a punto de salirse, arrugas y marcas por todos lados.

Rastros de una gran celebración que la tintorería especializada quitará sin mayores problemas y con total cuidado. Luego, llegará el momento de pensar qué hacer con estas prendas y accesorios. Te damos algunas ideas.

Guardarlos sin que pierdan su brillo y pureza

Como decíamos, el vestido será testigo de todo lo que te has divertido y bailado en la fiesta, nada que una limpieza profesional no pueda quitar de la tela. El velo es un detalle aparte. Tienes que cuidarlo especialmente, pues es más propenso a quemaduras y manchas de vino o comida. Lo mejor es que te quites el velo y lo dejes en algún lugar seguro para el banquete y el resto de la fiesta.

Una vez que haya las dos piezas pasen por la tintorería, tendrás que guardarlos en un lugar de tu armario que tenga poco movimiento, luz, calor y, sobre todo nada de humedad. Algunas tintorerías puede ofrecerte un envasado al vacío, dependiendo de las piezas, es una buena alternativa.

Si lo llevas a casa para ponerlo en una caja, envuelve cada pieza en papel de seda. Es mejor guardar las piezas por separado y evitas que se marquen, sobre todo si tienen texturas o apliques.

Luego los metes en una caja. Asegúrate de que sea una caja de cartón poroso y, mucho mejor, si está armada sin pegamentos, ya que, según las condiciones del ambiente, el pegamento podría transferir algunas manchas con el tiempo.

Se recomienda poner también algunas bolitas antipolillas, asegúrate de que no se posan directamente sobre el vestido o  el papel, ponlas en unas bolsitas tejidas para evitar que toquen la tela.

Si, en lugar de doblarlo, quieres dejarlo colgado en el armario, utiliza la bolsa que te dieron al comprarlo y perchas de madera, cartón o plástico, sin metal, así evitas que se trasfieran manchas de óxido y se marque.

Reutilizar el vestido y el velo de novia

Reutilizar el vestido de novia va transformándose en tendencia, incluso hay vestidos pensados desde el diseño para que los uses más allá del gran día.

Cada vez son más las novias que, o bien transforman el vestido o alguna de sus partes para utilizarlo en otras ocasiones, o bien lo ponen a la venta o en alquiler, e incluso lo donan.

Son todas alternativas que ya verás, quizá con el tiempo, si tienes la intención de sacar el vestido o alguna de sus partes para darles una segunda vida. Por qué no, cuando lleguen los niños, puedes reutilizar algunas partes para diseñar los trajes de tus princesas, o utilizar el velo en el cuarto del bebé.

El vestido de novia y el velo son piezas preciosas de ese gran día, pero también puedes darles otra oportunidad para lucirse en tu nueva vida de casada.

Wedding Planner Guru

Leave a Comment

Name (required)
Website
Your Message (required)