7 trucos para elegir el velo de novia perfecto

Date: 13.06.2017 | Wedding Planner Guru">Wedding Planner Guru | Wedding planner guru

El velo de una novia es uno de los complementos que más aportan a una boda. Elegir el correcto no siempre es tarea sencilla. Con estos trucos, dar con el velo de novia perfecto será ¡pan comido!

Este complemento, a lo largo de toda su historia, ha tenido multitud de significados y de usos. Muchos de ellos, ligados a su uso actual, como prenda que complementa al vestido de la novia durante la ceremonia del matrimonio.

Pero, ¿sabíais que siempre no fue de color blanco? En la Antigua Roma, las novias lo llevaban a juego con el color de los zapatos, en Egipto era combinado con túnicas transparentes de seda.

Hoy en día su color blanco, sigue cargando de significados a la novia. Pureza y castidad, son los más arraigados.

Aunque hace unos años, ya no era tan habitual verlo en las ceremonias como años atrás, este año, vuelve a ser tendencia, tanto que muchos diseñadores de moda nupcial ya lo incluyen en sus nuevas colecciones.

Y es que, ¿quién es incapaz de resistirse al encanto, misterio y romanticismo que le aporta al vestido de novia?

No todos los velos son ideales y perfectos. Elegir el idóneo se puede convertir en un auténtico quebradero de cabeza y, sobre todo, de tiempo para la novia.

Con estos consejos y trucos, dar con el adecuado será mucho más sencillo.

 

1. Debes tener MUY en cuenta el diseño de tu vestido de novia.

Esto es fundamental a la hora de escoger el velo de novia perfecto.

Debes analizar cada milímetro de tu vestido, decidir que partes quieres dejar visibles y cuáles ocultar.

Además, es muy importante tener en cuenta el tono de las telas, el acabado, la pedrería, el encaje e incluso si tiene bordados. Necesitas un velo diferente para cada uno de ellos.

 

2. Encuentra el equilibrio entre el vestido y el velo de novia.

Si tu vestido es de corte sencillo, sin apenas adornos, un velo sencillo quizás no sea la mejor opción. ¡ARRIÉSGATE, SÉ ATREVIDA!

Encontrar la armonía entre un vestido sencillo y un velo con ciertos detalles, o incluso bastante recargado de ellos, es muy fácil.

Juega con los detalles del velo, encajes, pedrería, bordados. Conseguirás aportar más significado y protagonismo al look.

 

3. Busca telas nobles, dóciles, suaves y con caída.

Enganchones, rotos, pisadas, son algunas de las cosas que va a sufrir durante tu boda si es un velo largo o de tipo catedral.

Esto para muchas novias se convierte en un motivo para decantarse por velos más baratos y de peor calidad.

En nuestra opinión, no debería ser así. El velo de novia es una prenda de gran coste, al estar hechos la mayoría de forma manual, por ello es necesario que las telas sean de gran calidad.

El tul de seda es la mejor opción y el tejido estrella. Aporta caída y nada de volumen. Es muy cómodo de llevar, y resistente.

 

4. El color importa, y ¡mucho!

NUNCA bajo ningún concepto el color del velo puede ser más claro que el vestido.

Hoy en día, hay velos en multitud de tonos acordes a los tejidos con los que se confeccionan los vestidos de novia, por lo que encontrar el adecuado no será un problema.

Marfil, blanco roto e incluso beige o rosado, son los más demandados.

 

5. ¿Puedo llevarlo con el pelo suelto? SÍ, ¡se puede!

Otra de las grandes incógnitas que le surgen a una novia antes de su boda es el peinado que deben llevar para poder sujetar bien el velo.

Ya no es necesario un recogido o moño que aguante el peso. También es posible llevarlo con el pelo suelto.

Llevarlo tapando la cara es una de las opciones más de moda. Apto para todo tipo de peinados y cortes de pelo. El novio tan sólo tendrá que retirarlo hacia atrás para poder besar a la novia.

O, por el contrario, si buscas una forma original de llevar un velo clásico, puedes optar por el “estilo pirata” con el pelo suelto o semi recogido.

 

6. De estilo francés, blusher, tipo catedral, real… escoge el más cómodo.

Cada boda es diferente, al igual que también lo es la novia y por supuesto el vestido que lucirá.

Para la elección del tipo de velo debes basarte en la silueta que quieras crear, el estilo del vestido y lo que dicta el protocolo de la ceremonia.

Estos son los tipos de velos más comunes y algunos de los que actualmente son tendencia.

 

  • Velo Francés: apenas tapa la cara de la novia y va sujeto a uno de los lados de la cabeza. Aporta un aire muy retro y nada convencional al look. Ideal para ceremonias civiles.

10 trucos para elegir el velo de novia perfecto

 

  • Velo Blusher: llega hasta los hombros. Dota de un carácter más informal a la novia. Debes tener muy en cuenta en qué posición lo colocarás, ya que eso puede afectar al largo del mismo.

7 trucos para elegir el velo de novia perfecto

 

  • Velo hasta el codo: quizás este sea uno de los más convencionales. Son perfectos para vestidos de corte romántico, ya que bajan desde la cabeza hasta la cintura, donde comienza la falda del vestido.

7 trucos para elegir el velo de novia perfecto

 

 

  • Velo tipo Vals: llega hasta la rodilla y no es tan mullido como los anteriores. Es ideal para novias que no quieren usar velos largos por la incomodidad del peso.

7 trucos para elegir el velo de novia perfecto

 

  • Velo Capilla: es el velo tradicional por antonomasia. Es más largo que el vestido, simulando una pequeña cola al final del mismo de unos cuantos centímetros. Es la opción idónea para novias con el rostro redondeado, ya que alarga sus facciones gracias a la gran caída que posee.

7 trucos para elegir el velo de novia perfecto

 

  • Velo Catedral: se sujeta en la parte trasera de la cabeza y tiene un largo de al menos 2 metros y medio, ya que se usa en vestidos de novia de cola larga. Admite mucho más volumen en la cabeza que todos los anteriores, por lo que, si lo llevas, tu peinado resaltará mucho más.

7 trucos para elegir el velo de novia perfecto

 

7. Mantenerlos intactos ¡está chupado!

Pasado el gran día, una de las grandes dudas es cómo se debe guardar el velo. No debemos olvidar que se trata de una prenda mucho más delicada que incluso el mismo traje de novia.

Mantenerlo como el primer día para poder pasarlo de generación en generación, como bien hacían nuestras abuelas, es muy sencillo.

Tan sólo es necesario un cajón seco. Pero antes, debes dejarlo caer sobre papel de seda. Cambiarlo de postura cada 6 meses, ayuda a que mantengan la caída.

* Truco extra: para eliminar manchas de velos de tul, tan sólo necesitas jabón neutro y tenderlo a secar a la sombra.

Leave a Comment

Name (required)
Website
Your Message (required)